A la Caza del Octubre Rojo by Tom Clancy

By Tom Clancy

Ebook IN SPANISH

Show description

Read or Download A la Caza del Octubre Rojo PDF

Best literature & fiction books

A la Caza del Octubre Rojo

Booklet IN SPANISH

The Gamekeeper at Home: Sketches of Natural History and Rural Life

Richard Jefferies (1848-87) continues to be essentially the most considerate and so much lyrical writers at the English nation-state. He had aspirations to make a residing as a novelist, however it used to be his brief factually dependent articles for The dwell inventory magazine and different magazines, drawn from a wealth of data of the agricultural neighborhood into which he have been born, which whilst introduced jointly in ebook shape introduced him reputation (though no longer wealth) and which persisted to be learn and renowned after his early demise.

Multilingualism In India

Multilingualism in India is a hard and stimulating research of the character and constitution of multilingualism within the Indian subcontinent. India, with 1652 mom tongues, among 200 and 7 hundred languages belonging to 4 language households, written in ten significant script platforms and a bunch of teen ones represents multilingualism unheard of within the democratric international.

Additional info for A la Caza del Octubre Rojo

Example text

No para usted, Marko —sonrió Putin sobre su taza de té. —Yo soy marino. Los hombres de nuestra dotación no lo son, la mayoría de ellos jamás lo será. Son un conjunto de hijos de granjeros y muchachos que aspiran a ser obreros en una fábrica. Tenemos que adaptarnos a la época, Iván. Estos chicos no son como éramos nosotros. —Eso es cierto —convino Putin—. Usted nunca está satisfecho, camarada comandante. Supongo que son los hombres como usted los que impulsan el progreso para todos nosotros. Ambos hombres sabían por qué los submarinos lanzamisiles soviéticos pasaban tan poco tiempo en el mar -apenas el quince por ciento del total- y no tenía nada que ver con las comodidades de los hombres.

En la sala de control, Ramius reflexionó en voz baja. —Me gustaría saber si hay submarinos norteamericanos por aquí. —Por cierto, camarada comandante —asintió el capitán de fragata Borodin, que estaba de guardia—. ¿Conectaremos la oruga? —Proceda, camarada. —Detener las máquinas por completo —ordenó Borodin. —Detención total. —El cabo de guardia, un starsina, operó el dial del anunciador hasta la posición STOP. Instantes después la orden quedó confirmada por el dial interior, y pocos segundos más tarde el sonido sordo de las máquinas se desvaneció por completo.

Me pregunto cómo obtuvo la KGB esa pequeña información. Alguna hermosa agente soviética, entrenada a la manera del decadente Occidente, demasiado flaca, como a los imperialistas les gustan sus mujeres, pelo rubio... —El comandante gruñó divertido—. Probablemente el oficial norteamericano era un muchacho fanfarrón, que trataba de encontrar una forma de hacer lo mismo a nuestra agente, ¿no? Y estaba sintiendo los efectos de su bebida, como la mayoría de los marinos. Pero aun así; debemos cuidarnos de los norteamericanos clase Los Angeles y de los nuevos Trafalgar británicos.

Download PDF sample

Rated 4.00 of 5 – based on 41 votes